LA FICCIÓN

Autor: C. H. Mackintosh

Nota del traductor: Este escrito aparentemente es la respuesta a una carta enviada por un creyente interesado en escribir obras literarias de ficción. Notemos que el contexto de esto es el siglo XIX. Hoy en día, sin embargo, las cosas son mucho peores. La ficción se ha introducido abiertamente en la vida de los hombres y cuanto más en la vida de los creyentes. Hoy no sólo son libros, sino que el Enemigo de las almas utiliza todo tipo de medios para distribuir aquello que no es verdad.

No entendemos como puede usted sentarse en la presencia de Dios y escribir obras de ficción. La Palabra dice: "Hablad verdad cada uno con su prójimo" (Efesios 4:25). La ficción no es algo verdadero, es decir, no es verdad; por lo tanto, creemos que un cristiano no debe ni hablar de ficción ni escribirla. Es verdad, quizás usted obtendrá algo de dinero escribiendo libros de ficción y quizás utilice ese dinero para el Señor, ¿pero querrá el Señor aquello que se obtuvo por medio de escribir cosas que no son verdad? ¿Haremos lo malo para que venga lo bueno?

Querido amigo, creo que es evidente que usted tiene dudas en su mente, y no nos maravillamos de aquello. Estamos completamente de acuerdo con aquello que usted nos hace notar, a saber, que hay una gran cantidad de personas que dejan de lado sus Biblias y las reemplazan por novelas de ficción, las cuales son indignas, y más que indignas. De hecho, no sólo dejan de lado sus Biblias, sino también aquellas obras literarias que contienen información sólida, las cuales son puestas de lado y reemplazadas por literatura vana y corrupta que solamente sirve para ser quemada. Sentimos profundamente la necesidad de que los padres cristianos sean vigilantes, guardianes y maestros que resguarden el bienestar de los jóvenes, apartándolos de la influencia desmoralizadora de gran cantidad de literatura que circula en el día de hoy. ¿Acaso no nos sentimos responsables de preservar el cuerpo de nuestros hijos de drogas venenosas? ¿Cuánto más deberíamos preservar sus mentes de libros venenosos?