top of page

Carta de J. N. Darby (1882)

[Encontrado de puño y letra del Sr. J. N. Darby en un cajón en Lonsdale Square, Londres.] El Sr. J. N. Darby partió a la presencia del Señor el 29 de abril de 1882.


Queridos hermanos, al comenzar a redactar estas palabras siento, por un lado, una gran responsabilidad, pero por el otro, experimento una verdadera alegría de corazón, al meditar en lo que creo que el Espíritu de Dios nos llama a considerar. Todos sentimos y nadie niega que hemos atravesado un periodo de humillación, dolor y desafíos del corazón. La situación de los hermanos así lo requería, ya que el Señor "no aflige ni entristece voluntariamente a los hijos de los hombres"; sino que "al que ama, disciplina, y azota a todo el que recibe por hijo". Pero luego él nos acoge, en un acto de gran misericordia y bendición. Meditemos en lo que significa ser recibidos como su testimonio y testigos en la tierra, aunque somos pobres e indignos. A pesar del inmenso privilegio que esto representa, no lo menciono como un privilegio ganado. "Vosotros sois mis testigos", dice Jehová a Israel. Esa es la posición y la responsabilidad que se les otorgó. Todo cristiano tiene este papel en el lugar que él lo ha puesto, para que la vida de Jesús se manifieste en nuestros cuerpos mortales.


Las siete iglesias han sido ampliamente mencionadas con respecto a este tema, por lo que sería provechoso indagar más sobre su verdadero carácter. Sin duda, creo que ofrecen un esbozo claro y conciso del curso de la cristiandad occidental, alcanzando una posición de responsabilidad humana a través de la intervención divina. En primer lugar, se manifiesta su carácter eclesiástico pleno, hasta que, tras ofrecer tiempo para el arrepentimiento, cae bajo el juicio de Dios; y el reino, y la Estrella de la mañana (que es Cristo en su carácter celestial), son sustituidos por este carácter. A partir de ahí, se presenta un retrato paralelo del Protestantismo, que se extiende coincidentemente después de la Reforma, hasta ser finalmente rechazado. Esa parte de la cristiandad se había depurado de su paganismo y había mucha actividad en torno a ello; sin embargo, Cristo no ocupaba un lugar en el corazón de la cristiandad. Tenía "nombre de que vives, y estás muerto". Es tratada como el mundo, y el Señor le dice que “no sabrás a qué hora vendré sobre ti”, y este es el destino del mundo (comp. 1 Ts. 5:2, 4). Todos habrán notado la condición presentada en cada iglesia, como un motivo especial de bendición, "al que venciere". Pero hay que destacar que esta condición se aplica a las dificultades y peligros que pueden impedir la fidelidad en la posición en que se encuentra cada iglesia en particular. En ese momento, algún premio especial puede ser la recompensa.


En estas iglesias, hay un aspecto más que resaltar, algo que las caracteriza. El carácter de Filadelfia resalta la santidad y la verdad de Cristo. A pesar de su amor inconmensurable e inmutable, es su bondad activa lo que caracteriza nuestro conocimiento de él, su santidad y verdad, lo que anhelamos de él y lo que define nuestro testimonio. Este es el aspecto más crítico. A pesar del poder del mal, es él quien mantiene la puerta abierta o cerrada. No se trata de la acción del don y la gracia del obrero, sino de que él puede abrir la puerta de acceso a las almas. Más aún, en medio de todo lo que estaba sucediendo, él era consciente de su labor, y había colocado frente a ellos una puerta abierta que nadie podía cerrar. Su mirada estaba en ellos para su beneficio. El testimonio de la gracia debía ser entregado, y no debía ser obstaculizado. Aquellos que sostenían una religión de tradiciones se verían obligados a reconocerlos y a admitir que Cristo los amaba. Además, la amenaza no es convertirse en laodicense, sino la apostasía. Laodicea tiene sus propios peligros. por gracia, los creyentes en Filadelfia no solo se aferraron firmemente a la esperanza del creyente, sino también a la paciencia de Cristo en su cumplimiento, habían guardado su palabra": la autoridad divina en ese Libro. Cristo, a quien pertenecen todas las promesas y a quien se le ha dicho: "Siéntate a mi diestra, Hasta que ponga a tus enemigos por estrado de tus pies", parecía ser que ha esperado mucho tiempo hasta que esto suceda. Sin embargo, estos santos filadelfianos esperaban, como él había esperado, el cumplimiento de las promesas. Dios no ha sido negligente, sino paciente. Es notable que Cristo nunca pone su venida más allá de la vida de la persona de quien habla o a quien se dirige. Las cinco vírgenes prudentes y las insensatas fueron las mismas que dormían y velaban: así es en todos los casos, con una excepción (lo que fortalece el argumento), y es lo que le dijo a Pedro acerca de su muerte, pero en ese momento él no estaba hablando de Su venida. Ahora bien, con el paso de los siglos, con las generaciones sucediéndose, ¿esperamos con un deseo vivo al Hijo de Dios venir del cielo? Él permanece en el tiempo de Dios. ¿Permanecemos firmes en la esperanza y en la fe mientras lo hacemos? Esta era una condición, una que no se suponía que se cumpliera, pero que se cumplió, en los fieles de Filadelfia, y como resultado iban a ser librados de la hora de la prueba que caería sobre el mundo entero. Pero el Señor dijo algo más: Él viene pronto, por lo que debían retener lo que tenían, para que nadie les quitara su corona.


Lo que realmente caracteriza a los santos de Filadelfia es la similitud de su posición con la de Cristo: al final de una dispensación, sin aparente fuerza, pero con una puerta abierta para Él. Son fieles a su Palabra, no niegan su nombre, y guardan particularmente la ‘palabra de su paciencia’. La forma en que se les reconocerá en la gloria no puede dejar de impresionar a todos - ¡qué bendición! Lo que define a Cristo -y es crucial que nos demos cuenta de ello- es la verdad y la santidad: la verdad, como un cinturón alrededor de los lomos, porque es la verdad la que santifica. No hay características específicas de Laodicea en Filadelfia (cada una tiene las suyas propias) ni tampoco hay fidelidad de Filadelfia en Laodicea. Cada uno tiene su propia identidad. El peligro que hemos observado era muy distinto.


Lo que insto a los hermanos a considerar es a no centrarse en el mal, sino en las oportunidades que el Señor generosamente ha puesto ante ustedes. Si hay una puerta abierta, es su responsabilidad aprovecharla. Es esencial mantenerse firmes en la verdad y la santidad, que son los atributos con los que Cristo se caracteriza a sí mismo. Es imprescindible vivir como hombres que siempre están a la espera de su Señor, guardando la palabra de su paciencia. Sin duda, Dios los bendecirá. No se trata simplemente de doctrina, sino de acción orientada por la doctrina y de seguir un camino modelado a las pisadas de Cristo.


Traducido de «Letters of J. N. D. Volume 3»

83 visualizaciones

Comentários


ARTICULOS RECIENTES

bottom of page